6 RUTAS PARA DESCUBRIR EN URDAIBAI

La historia, naturaleza y cultura locales son el hilo conductor de estos recorridos, para conocer lo esencial de Busturialdea-Urdaibai.

1) EL CAMINO DE LOS REYES

Transcurre por la costa Gernika-Bermeo, sobre los pasos de los antiguos señores de Bizkaia, que juraban las leyes de los vizcaínos y vizcaínas bajo el Árbol de Gernika.

Parte de Gernika-Lumo, villa foral, para conocer el Árbol de Gernika, símbolo de los derechos y libertades del Pueblo Vasco; el frontón Gernika Jai Alai, catedral de la cesta punta y la Iglesia gótico-renacentista de Sta. María.

En Forua, el poblado romano y la Iglesia de San Martín de Tours (S. XVII) son imprescindibles para conocer la historia de la comarca.
Adentrándonos en la marisma en Murueta, la antigua tejera ofrece un retazo de arqueología. Ya en Busturia podremos “pisar” la auténtica Calzada Real, con sus antiguos parrales de txakoli. La Torre Madariaga nos acercará a la biodiversidad.

En Sukarrieta, conoce la historia del fondeadero romano de Portuondo; el parque botánico de la Isla de Txatxarramendi con bellísimas vistas; y tómate un descanso en la Playa de San Antonio.

Mundaka te regala espectaculares vistas del estuario de Urdaibai desde la Atalaya y del mar abierto desde la encantadora ermita de Santa Catalina.
La ruta termina en Bermeo. Arrantzaleen Museoa, el claustro gótico del Convento de San Francisco (1357), el Arco de San Juan o la Iglesia de Sta. Eufemia (S. XVI), cuentan su historia. Es obligatoria la visita al Peñón de San Juan de Gaztelugatxe. Te quedarás sin palabras.

camino reyes
camino reyes
claustro bermeo

2) LOS DOMINIOS DEL ENCINAR

La belleza del encinar alcanza su plenitud en torno a los pequeños pueblitos de la margen derecha del estuario de Urdaibai.

En Kortezubi la cueva de Santimamiñe te sumerge en la prehistoria; en Oma, el silencio del valle habla y hechiza el Bosque Pintado. La fauna silvestre amenazada se refugia en Basondo.

En el vecino Gautegiz Arteaga, repara en la ermita de San Lorenzo (S. XVI) y en el castillo, que emerge en el paisaje en el que reponen fuerzas la aves migratorias, observadas desde Urdaibai Bird Center.

Ibarrangelu es ejemplo de diversidad: ofitas y dunas de las playas Laida y Laga contrastan con el encinar que las rodea. Atravesándolo, el mirador de San Pedro Atxarre ofrece una impresionante vista del estuario de Urdaibai, y ya en el centro del municipio, la visita guiada a la Iglesia de San Andrés sorprende con su espectacular bóveda.

Elantxobe en su disposición vertical, que funde encanto y paisaje, guarda edificios de estilo neoclásico (S. XIX) y toca el mar en su pequeño puerto.
En Ea su pintoresco casco urbano, vertebrado por la ría y jalonado por sucesivos puentes, es el contrapunto de sus barrios de Natxitua y Bedarona eminentemente rurales; y de sus tranquilas calas de rocas, la de Ogella, de alto valor ecológico.

3) LA RUTA DEL RÍO GOLAKO

Recorre pueblos de interior, de espíritu netamente rural, surgidos a ambos lados del río Golako.

Comienza en Ajangiz, mirador natural sobre la vega de Gernika-Lumo. Su Iglesia de la Ascensión (S.XIX), sorprende por su envergadura.

En Mendata, es especial la Casa-Torre de Montalbán (S. XVI), única de planta pentagonal del País Vasco, y la Iglesia de San Miguel (S.XVI). En el barrio de Marmiz los vestigios de la ferrería y el molino Olazarra evocan un fuerte vínculo entre hombre y tierra.

Desde la Edad Media Arratzu es paso del Camino a Santiago por la costa, antiguamente a través del bellísimo puente románico de Artzubi. La parroquia de Santo Tomás posee uno de los coros barrocos más importantes de Bizkaia. En el barrio de Loiola, Arrolagune es el centro de Interpretación del Oppidum de Arrola, yacimiento arqueológico de la II Edad del Hierro.

4) RUTA MEDIEVAL

Recorre la historia sin salir del extenso pueblo de Muxika, de barrios dispersos y salpicado de rico patrimonio histórico y cultural.

En el barrio de San Román se encuentra la emblemática Casa-Torre de Muxika (S. XVI), convertida en palacio rural finalizadas las guerras de bandos. La ermita de San Román es un magnífico ejemplo de la arquitectura religiosa rural.
Dirección al barrio Ibarruri, vemos el Palacio Etxezarreta, el molino de Olabarri y la ermita gótica de San Pedro y San Pablo (S. XV-XVI). Tras ella, la Iglesia de Santa María (1930), de inspiración medieval, y un bonito Vía Crucis barroco. Más adelante, el palacio barroco de Ormaza y el Potro de Herrar de Ibarruri. En la aldea de Unda aprecia la belleza arquitectónica de sus caseríos de finales de la Edad Media.
En Magunas, eminentemente rural, destaca la ermita de San Lorenzo, de estilo barroco con coro de madera.
Cerca se halla el Balcón de Bizkaia (Mendata), un estupendo mirador, de interior, de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Iglesia Santa María de Ibarruri
caserio gotico muxika
ermita san pedro Muxika

5) CASERÍOS Y ESTELAS

Un recorrido por las costumbres y tradiciones de pueblos y barrios que guardan auténticas joyas naturales y culturales.

Parte de Muxika, en la Iglesia de San Vicente, de gran valor por los canecillos románicos de su fachada sur.

De camino a Morga, en el alto de Gerekiz, son de interés la ermita de San Esteban, de origen prerrománico, y sus dos lápidas de época
romana (S.III y IV). Al llegar a Andra Mari, el Palacio Zorroza (S.XVIII) con soportal de doble arco, es precursor y ejemplo del estilo de
muchos caseríos locales. En Meakaur, contemplar la Iglesia renacentista de San Martín, con una bella portada manierista a modo de arco de triunfo (S.XVI) es un regalo. Enfrente la ermita del Santo Cristo Crucificado, de 1766, aunque fundada en 1515.

La ruta termina en Errigoiti. En el barrio de Metxikas y Zallobante, junto a una bonita área recreativa ideal para familias, se halla la Iglesia neoclásica de San Lorenzo. En Elexalde destaca, imponente, el templo de Sta. María de Idibaltzaga. Enfrente el gran humilladero de San Antonio, uno de los mejores trabajos de forja de toda la comarca. Subir al monte Bizkaigane, tiene recompensa paisajística..

iglesia san martin
palacio zorroza en Morga
humilladero Errigoiti

6) DE PREHISTÓRICOS VALLES A LAS CUMBRES DE URDAIBAI

Historia y naturaleza van de la mano en este recorrido profundo y evocador.

A los pies de Santimamiñe, en Kortezubi, se abre el valle de Oma, un idílico paraje verde y silencioso en el que emergen extraordinarios caseríos y descansan, de antiguas fatigas, los molinos de Bolunzulo y Olakoerrota.

En Nabarniz, el pueblo más alto de Urdaibai, eleva su torre la Iglesia de Sta. María de Gorritiz-Gorostizaga, de origen gótico. Desde aquí se accede fácilmente a la cima de Iluntzar, que ofrece una espectacular panorámica circular sobre Urdaibai y Lea-Artibai.
En el barrio de Ikazurieta se conserva el caserío Ikazuriaga, con más de 500 años de antigüedad y una estructura colosal de madera de roble (S.XVII). En Lekerika, se encuentra el caserío Aldekoa (S.XVIII), de fachada retraída para abarcar uno o dos pisos de balconadas, una peculiaridad que se da sólo en caseríos de este valle; tiene un bello escudo de armas y un acceso en soportal con una columna con capitel jónico. Ascender al monte Arrola permite la visita a un sorprendente poblado fortificado de la II Edad del Hierro, en proceso de investigación arqueológica.

En Ereño, conocido por la piedra rojiza de sus canteras, explotadas ya por los romanos en el siglo I d. C., destaca un hórreo y la Iglesia de San Miguel, construida con la piedra de sus canteras, igual que varias casas del casco urbano. Una visita imprescindible es la ermita de San Miguel de Ereñozar, con vistas excepcionales a los montes del Duranguesado y al Gorbea; a la ría de Mundaka y al mar. Las excavaciones arqueológicas realizadas en la cima han descubierto la existencia de varias necrópolis e incluso, un castillo medieval.